17/9/09

Despedidas

Hoy he terminado la película Despedidas, y la pondré en una de mis películas favoritas. Es buenísima y me esperaba menos de ella. Por eso la compartiré con vosotros.

Cuando se disuelve la orquesta en la que toca el violonchelo, Daigo Kobayashi decide regresar con su esposa Mika a su ciudad natal de Hirano, en la prefectura de Yamagata, situada en el noreste de Japón. Contesta a un anuncio de trabajo convencido de que se trata de una agencia de viajes. Sasaki, el dueño de la agencia, le contrata sin mirar su currículo, y Daigo no tarda en descubrir que el trabajo tiene poco que ver con viajes. Se trata de ocuparse de la ceremonia del amortajamiento, de la última despedida. No está nada convencido, pero ante lo que Sasaki está dispuesto a pagarle, acaba por intentarlo.
Avergonzado, le dice a su mujer que la agencia se ocupa de organizar “ceremonias”.
Una guapísima suicida que en realidad es un chico; una adolescente infeliz muerta en un accidente de moto; una abuela que quería ponerse los calcetines blancos de sus nietas… La muerte se presenta ante Daigo bajo diversos aspectos. Al principio siente reticencia, pero poco a poco empieza a entender cuál es el fin de su trabajo como amortajador.
Su esposa Mika se entera de qué tipo de “ceremonias” se ocupa la agencia y le exige que deje el trabajo. Cuando Daigo se niega, ella le abandona y vuelve con su familia a Tokio.
A pesar de encontrarse solo, sigue creyendo en su trabajo.