11/5/09

Panteismo shintõ

El shintõ, literalmente "Camino de los dioses", es la religión autóctona de los japoneses, que practicaban este culto desde los albores de esta civilización. Solo desde el período Nara (710-794), cuando otras religiones como el budismo, el confucianismo y el taoísmo empezaron a entrar en Japón, se vio necesario codificar el shintõ como sistema religioso. Hasta entonces consistía en una serie de ritos y cultos sencillos practicados en el seno familiar y, en la mayoría de los casos, ligados a la vida cuotidiana. Por eso en el año 712 se recopiló el Kojiki, a través del cual se legitimó tanto la naturaleza sagrada del emperador, descendiente directo de los kami, como el panteísmo que atribuye la misma importancia a todas las cosas y seres presentes de la naturaleza. Además instituyó los ritos oficiales del shintõ. Desde entonces tuvo que evolucionar para convivir, asimilar y ser asimilada por las otras religiones y filosofías. La mezcla de los varios elementos, entre los cuales estaba también la identificación de algunas divinidades de las varias religiones, hizo que nacieran las escuelas sincretistas hasta que se consiguió la reacción opuesta, en la que se pedía la liberación de cualquier tipo de híbrido del shintõ para regresar al Camino de los dioses original. El movimiento, que había desarrollado durante el período Edo, hizo que el shintõ se impusiera como la religión del estado a finales del siglo XIXy que lo continuara siendo hasta 1945, quando el emperador anunció por radio la derrota en la guerra del Pacífico e incluso nego la naturaleza divina de su figura.