20/5/09

Nanban: "Bárbaros del sur"

Hacia 1543 se dio un episodio que influyó de manera importante a la sociedad japonesa, tanto desde el punto de vista práctico como desde el de las costumbres cotidianas, como desde el intelectual y artístico. Un grupo de portugués, mercaderes y misioneros en busca en busca de nuevos mercados en Extremo Oriente, llegó milagrosamente a las costas de Japón. Era la primera vez que los japoneses encontraban a los nanban, "los bárbaros del sur" u occidental. El impacto fue evidente en la pintura época, en particular en algunos biombos que recordaban el desembarco de las naves portuguesas en Nagasaki y resaltaban los rasgos exóticos de los "bárbaros"; también se puduo percibie en la iconográfia cristiana, importada en parte por los misioneros jesuitas, en parte copiada por los japoneses evangelizados. En 1576 se construyó en Kioto una iglesia jesuita y en 1583 el italiano Giovano Niccolò estableció cursos de pintura y escultura occidental. Desgraciadamente en la época Edo, durante las represiones cristianas, la mayor parte de estos materiales fue destruida por los Tokugawa, que llegaron a considerar el cristianismo una amenaza política. En lo militar, la introducción de las armas de fuego llevó a nuevos metodos de defensa y una nueva arquitectura con fortificaciones y castillos imponentes.